La mayoría de los logros de grandes chefs actuales se basan en la tradición de recetas de mujeres, en los guisos de las abuelas y los fogones de las casas. Una labor de siglos que, sin embargo, cuando la cocina se convierte en arte o una profesión de prestigio, depara los mejores elogios para cocineros masculinos.