El agradecimiento a los frutos recibidos de la naturaleza es el  sentido de la fiesta de las Castañas que se celebra en la Alpujarra granadina. Esta costumbre de origen pagano, está muy arraigada en la zona y su celebración se remonta a la antigua costumbre que tenían los labradores alpujarreños de festejar la recolección de las cosechas como muestra de respeto a la madre naturaleza.