El Festival de Cine de Málaga cumple hoy su deseo ya expresado con anterioridad pero nunca materializado hasta esta vigésima edición: reconocer la brillante trayectoria profesional de Antonio Banderas, bastón de apoyo para un certamen del que es, desde la primera edición, su presidente de honor.