En política, y sobre todo en la política que la población española demanda, parece que existen determinados asuntos que es mejor obviar o pasar por ellos sin posicionarse. ¿Y por qué es mejor? Pregúntenlo al Dios electoral.