Internet es un mundo de oportunidades, tanto para los que idean brillantemente negocios, formas o medios para enriquecerse sólo volcando contenidos o vendiendo cualquier producto, como para aquellos que se amparan en la vulnerabilidad de la red para lucrarse hurtando de las cuentas, tarjetas o cualquier medio de pago de los ciudadanos.