Un ligero vistazo a atrás en el tiempo nos evoca vivencias muy lejanas. A años luz de como hoy desarrollamos nuestra existencia. Remontar tan sólo veinte años atrás provoca ser conscientes de que prácticamente nada en nuestra vida se desarrolla si quiera parecidamente a como se hacía por aquel entonces.