No hay nada más malagueño que ese vendedor de pescado que con su peculiar cenacho y atuendo voceaba cargado de pescado, por las calles de Málaga: «¡Pescado, pescado fresco, jurelitos! Chanquetes y boquerones!»