El lema de todos a una contra el capital, contra los desmanes del PP y el trabajo por y para “la gente” comienza a resquebrajarse por precisamente la partición del pastel del poder entre quienes tanto parecían odiarlo.