7.30 de la tarde. Noviembre, por fin, le ha arrancado el frío a un calendario sobrado de grados hasta anteayer mismo. Nos esperan en lo alto de Monturque, un pueblo de campiña, sí, pero con cuestas. Nos esperan en un cerro donde la historia se detuvo en unas cisternas romanas conservadas magistralmente.