Tras las vacaciones es normal que te propongas compensar los excesos veraniegos. Los  helados, las cervecitas en las terrazas, las comilonas familiares… han dejado un recuerdo en tu cuerpo en forma de pesadez, de michelín, del que deseas deshacerte. Sin embargo, ¿lo estás haciendo bien?