En una entrevista reciente, Javier García Albiol resaltaba una idea, a mi modo de ver, importante, en cuanto a lo que actualmente pasa en Cataluña. Decía que en esa comunidad autónoma se han llegado a invertir los conceptos y las ideas de tal manera que lo que a una persona normal le podría parecer absurdo, ahí es ya normal, y viceversa. Yo creo que en el resto de España pasa también algo parecido. Voy a fijarme en cuatro paradojas o situaciones que a estas alturas ya tenemos asumidas como normales, aunque no deberían serlo. El verlas como normales nos impide ponerles remedio.