El sindicalismo español ha pasado de ser un instrumento garantizador de derechos laborales a convertirse en grandes plataformas de servicios para el sindicado.