Existen canciones que desde sus primeros acordes te transmiten buen rollo. La música de Dry Martina tiene ese mérito: aislarte de las malas vibraciones y pintarte en la cara una sonrisa. Y por muy grave que sea lo que ocurre ahí fuera, los pies se te van, resbalan al ritmo de una música peligrosamente contagiosa. Laura Insausti, el rostro femenino y la voz de la banda malagueña liderada por su hermano Rafa, deshoja del reloj las horas que les separan de su gira por Andalucía mientras nos convence que las espinas de la vida –como grupo, tienen la suya en las discográficas- salen mejor bailando.