Algo más de 30 años de carrera profesional lleva María Isabel Quiñones Gutiérrez, en el escenario se le conoce como Martirio. Su personaje de peineta y gafas negras le permite ser la artista y luego Maribel. «Nunca he tenido metas -asegura-, siento que tengo que empezar de nuevo, un grupo nuevo, un espectáculo nuevo, canciones que no suelo cantar y escribir».