La reina de España. Un buen título para una película en la que intervienen los máximos exponentes de la carrera actoral española y que, dirigida por un director de renombre, debería otorgar un éxito de cartelera a la altura de lo invertido en ella.