Existen personas que consumen gran cantidad de cereales, en comparación con otro tipo de alimentos, debido en parte a la tradición culinaria o por influencia de las pautas marcadas en las clásicas pirámides alimenticias. En ellas, siempre aparecían los cereales (pan, pasta, arroz) en la base como alimentos imprescindibles en el consumo diario. Sin embargo en la actualidad tal afirmación ya va quedando obsoleta