A Teresa Rodríguez le gustan más los castings que los debates. Más que aspirar a mantenerse en la dirección andaluza de Podemos, confrontando con sus contrincantes su proyecto político, parece que desea enrolarse en La Voz.