La tolerancia democrática europea, impresa en todos los códigos de conducta y normas de cualquier rango jurídico, necesita una determinación que obvie la demagogia y sitúe a ciertos ritos y costumbres donde realmente están en nuestro modelo social.