La Noche de Todos los Santos -o su versión ‘mainstream’, Halloween- es la cita más esperada del año por los amantes del terror. Su origen se sitúa en la celebración celta de Samhain ante el fin de la temporada de cosechas y para enfrentar los largos meses de frío, siendo adoptada por el Imperio Romano al entrar en contacto con este pueblo.