Muchos niños inquietos han sufrido esta frase durante su infancia y es que “taburete” es un asiento sin brazos, bastante incómodo al que te mandaban cuando no actuabas de la manera correcta.