La mañana del domingo supone un oasis de tranquilidad en las calles de Sevilla. Yo, triste y aún joven mortal, gasto mi sesión matutina dominical yendo a una de esas cafeterías que miran al sol leyendo la prensa del día.