El jueves hará un año de la muerte de la mitad del dúo más vanguardista del flamenco andaluz. La muerte de Manuel Molina en San Juan de Aznalfarache no sólo vistió de quejío la voz de su inseparable Lole Montoya, sino que dejó sin referente vital a su hija. Alba Molina regresa a los escenarios –Málaga y sevilla, sus próximas paradas- con su nuevo disco, un tributo a la trayectoria musical de sus padres.