La actualidad económica bancaria marca en el horizonte una medida que, de concretarse, ofrecerá a quienes demonizan a la banca un motivo de peso más para condenarla y ejecutarla sin derecho a tambor.