Mi particular cruzada contra la esclavitud del siglo XXI comienza a arrojar las primeras consecuencias.