Ver disputar un torneo internacional de polo en Sotogrande es una de esas imágenes habituales del verano andaluz. Pero no por habitual, deja de sorprender una estampa que poco tiene que ver con el sur peninsular. Esa tierra de contrastes como se suele definir a Andalucía, sale a relucir en este oasis de lujo levantado en el corazón del Campo de Gibraltar.

A las faldas del Parque Natural de Los Alcornocales, el complejo hotelero y deportivo de Sotogrande suma medio siglo aportando una tonalidad diferente a la explosión de color que se produce cada verano en Andalucía. Siempre asociada desde sus inicios al lujo y a la inversión extranjera, el municipio de San Roque y la comarca gibraltareña se dejaron llevar por el sueño americano de Joseph McMicking, un empresario que aterrizó en la desembocadura del Guadiaro con el encargo de construir una urbanización de alto standing. Buscaba un kilómetro de costa, con abundante agua y lo encontró a escasos kilómetros del aeropuerto de Gibraltar.

expreso del sur polo en sotogrande

Partido de polo de este verano en Sotogrande. FOTO: Santa María Polo Club.

Un año después, hacia 1965, las casas empezaban a rodear el primer campo de golf y los campos de polo, dos deportes de nula raigambre en Andalucía que desde entonces forman parte de la amalgama cultural de la estampa andaluza. Mucho más el golf que el polo, hay que reconocer de forma tajante.

De hecho, el polo en Andalucía solo es noticia en agosto y debido a las competiciones internacionales que acoge anualmente el Santa María Polo Club, que en 2016 cumple 45 años organizando un grand slam de primerísimo nivel. 24 equipos de 18 países –entre ellos, 8 de los 10 mejores del mundo- y un centenar de jinetes, con más de 830 caballos, estarán compitiendo en Sotogrande hasta el 28 de agosto.

El reclamo turístico de este evento deportivo es más que palpable verano tras verano. Sólo el polo atrae cada año casi 90.000 turistas en las semanas de partidos, lo que convierte a Sotogrande en una de los destinos más exclusivos de España. Si pasar por Sotogrande solo está recetado para los bolsillos más pudientes en cualquier momento del año, en verano una noche de hotel ronda, por la parte baja, los 400 euros. Y que conste que las reservas por aquí no son fáciles.           

expreso del sur puerto deportivo sotogrande

Puerto deportivo de Sotogrande. FOTO: Cádiz Turismo.

El polo como reclamo turístico

En agosto, el polo se presenta, desde el punto de vista turístico, como una excusa para visitar las calles y el puerto de Sotogrande. La entrada a los partidos de polo –excepto la final- es gratuita, la clave está en la programación de eventos sociales y de ocio que se suceden de forma paralela, sobre todo en el Santa María Polo Club.

El Club ha abierto el nuevo restaurante Mara, ubicado en el pabellón principal de la zona de Los Pinos. Un establecimiento que va camino de ser una referencia culinaria de la región durante este mes de agosto. Muy cerca, en el corazón del Shopping Village, los bares serán el lugar perfecto para tomar una copa vespertina o disfrutar en familia en el Gatro Garden.

Para ir de compras, el Polo Shopping Village ofrece un gran espacio de compras que reúne a más de 20 marcas de moda y accesorios. Asimismo, las instalaciones contarán este año con una zona infantil, donde los más pequeños podrán disfrutar de distintas actividades como tirolinas y rocódromo.

Al terminar la tarde y llegar la noche Sotogrande vuelve a tener el color con el atractivo especial que sólo se pueden encontrar en el After Polo de Santa María Polo Club. El lugar de reunión y diversión por excelencia de Sotogrande.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.