La nieve, fruto de una climatología adversa presente prácticamente en todo el Sur peninsular, no ha querido perderse la apertura de la nueva temporada en Sierra Nevada. Con una apertura progresiva de la estación, los primeros visitantes han tenido que esperar prácticamente hasta el mediodía para que se confirmara el inicio de la actividad, sobre todo en la zona del Mirlo Blanco y en el ramal de acceso al Telesilla Jara, habilitado para trineos.

expreso-del-sur-sierra-nevada-apertura-16-17

Aspecto de Sierra Nevada esta misma mañana. FOTO: Facebook Sierra Nevada

Por delante, una temporada marcada en gran medida por el Campeonato del Mundo de Snowboard y Freestyle Ski, del 7 al 19 de marzo en las instalaciones de la estación granadina, casi dos semanas de competición entre las que se distribuirán un total trece finales (siete de snowboard y seis de freestyle ski), cuatro de ellas nocturnas. El uso del dominio esquiable para las competiciones, siete escenarios deportivos, con un total de seis puntos de salida y cuatro áreas de meta, ha sido planteado con el principio de mínima incidencia en el área esquiable comercial.

La pretensión es que la alta competición y el esquí turístico sean compatibles, sin que los grandes recorridos de la Loma de Dílar se vean interrumpidos,  y que el Mundial se convierta en un atractivo más para disfrutar de la estación. De hecho, según informan desde Cetursa, las competiciones arrancarán por el escenario deportivo más lejano y de mayor altitud, la pista la Visera (donde se disputarán los Baches y Baches Duales), para ir posteriormente concentrando todo el operativo del Mundial en el snowpark de Loma de Dílar y en la pista Neveros.

Este evento ha motivado, en gran medida, las mejoras más significativas para la nueva temporada. Así, la línea de slopestyle (combinación de saltos y módulos) ha sido perfilada en tierra de cara al Mundial, lo que permitirá ahorrar unos 30.000 metros cúbicos de agua para nieve producida y reducir las horas de movimiento de nieve por máquinas pisapistas. La línea de slopestyle, que tras el campeonato se integrará como pista turística dentro del snowpark Sulayr (Loma de Dílar), estará compuesta de seis saltos. Cuatro de ellos disponen ahora de plataformas de tierra, mientras que los dos restantes se elevarán solo con nieve.

expreso-del-sur-sierra-nevada-mundial

Aspecto actual de una de las zonas reformadas para el Mundial de Snowborard y Freestyle. FOTO: Facebook Sierra Nevada

Por otro lado, la Visera, la emblemática pista de baches de Sierra Nevada -coronada por el radiotelescopio de observación astronómica-, ha sido reformada para ganar en amplitud, desnivel (28 grados) y en longitud (ha pasado de 210 a 250 metros). Además, ha variado ligeramente su orientación, más al norte, lo que mejora la calidad de la nieve y facilita su conservación; la pendiente es ahora más uniforme por lo que será necesaria menos nieve para su preparación y apertura al público.

Cañones de última generación y nuevos paravientos

Días atrás, el consejero andaluz de Turismo, Francisco Javier Fernández, precisó que entre las novedades de la temporada habría que incluir tres cañones de producción de nieve de última generación situados en la zona de Borreguiles. Se trata de tres instalaciones TF10, último modelo de TechnoAlpin, los cañones mejor rendimiento en todos los rangos de temperatura y los más eficientes en la relación consumo de agua/electricidad. Son menos ruidosos que los anteriores y disponen de un mayor nivel de propulsión.

Ya están acumulando nieve algunos puntos de los dos nuevos paravientos (estructuras de madera que permite la retención de nieve) instalados este verano en dos puntos de las áreas esquiables de Borreguiles y Loma de Dílar especialmente castigados por el viento.

Se trata de la instalación de un paravientos en el tramo final de la pista Perdiz, en el corazón de Borreguiles, una de las pendientes más transitadas de Sierra Nevada, que, entre otras virtualidades, sirve para conectar las pistas centrales de la zona Veleta con Borreguiles.

El segundo paravientos está ya colocado en la parte superior de la pista Villén, muy cerca de la cornisa que divide el valle del río Monachil con la cabecera de la Loma de Dílar, una de las zonas esquiables que más sufren los embates del viento, lo que en ocasiones, tras nevadas, desprovee de nieve una zona clave para acceder, entre otras, a algunas de las pistas ‘negras’ de Sierra Nevada.

Nuevos cajeros automáticos para ‘forfait’

Por otro lado, Sierra Nevada dispondrá esta temporada de 11 nuevos cajeros automáticos (que sustituyen a los anteriores -8– y suman 3 unidades más) en los que el usuario podrá adquirir forfait de 1 a 7 días y sin pasar por taquillas. Desaparece en todos los casos el depósito de una fianza por compra en cajeros. También el usuario puede adquirir también el forfait de mediodía, el de esquí nocturno o tique de peatón. Cualquier cliente podrá también recoger los forfaits comprados a través de agencia de viajes, utilizando el localizador de su bono, sin necesidad de pasar por las taquillas, tal y como era obligatorio anteriormente.

Por su parte, los titulares de la tarjeta Sierra Nevada Club que normalmente hacen sus recargas de días de esquí a través de la web podrán realizarlas también directamente en los nuevos cajeros, a través del número de su tarjeta. Además, Sierra Nevada establecerá una nueva taquilla y un cajero automático junto a la guardería de Pradollano, frente al alquiler de esquís del telecabina Al Andalus para agilizar el primer acceso a pistas por el telesilla Antonio Jara.