La Bienal de Flamenco calienta motores con las jornadas Diálogos de Flamenco y Literatura, presentes en el Salón de las Pinturas de Santa Clara, en Sevilla, con tres veladas donde reconocidos artistas jondos buscarán claves comunes con figuras literarias.

expreso del sur arcangel

El cantaor onubense Arcángel, en un concierto.

La iniciativa, que surge de la colaboración entre la Bienal y la Fundación Lara, y que cuenta además con el apoyo del Centro Andaluz de las Letras y la Casa de los Poetas y las Letras, propone en su primera cita, el próximo jueves 2 de junio, a dos onubenses, el cantaor Arcángel y el poeta y escritor Juan Cobos Wilkins. El siguiente jueves, el 9 de junio, será el turno para la bailora y coreógrafa Eva Yerbabuena y la escritora y doctora en Filosofía Nuria Barrios. La última cita, el jueves 16, contará con la presencia de la joven cantaora Rocío Márquez y el veterano esctitor sanluqueño Eduardo Mendicutti. La entrada es libre hasta completar aforo.

Los tres artistas flamencos estarán también presentes en la XIX edición de la Bienal, Arcángel con la experiencia flamenca en tres tablaos de la ciudad, Los Gallos, El Patio Sevillano y El Arenal, y también acompañando al cante a Dani de Morón en 21, espectáculo que acogerá el Real Alcázar y que ya cuenta con sus entradas agotadas; Eva Yerbabuena llevando al Teatro de la Maestranza el 12 de septiembre sus Apariencias, una co-producción de la Bienal, el Festival de Jerez y el Festival Internacional de Música y Danza de Granada; y Rocío Márquez con las cuatro citas de DIÁLOGOS de viejos y nuevos sones, junto a Fahmi Alqhai en la iglesia de San Luis de los Franceses, y también en el mencionado espectáculo 21 de Dani de Morón.

Espacio de Santa Clara

El Monasterio de Santa Clara atesora entre sus muros una rica historia llena de tradición y cultura, de arte y religiosidad. El que fuera palacio almohade, posteriormente de Don Fadrique y convento de la compañía de las Clarisas hasta 1998, abrió sus puertas al público, tras finalizar la primera fase de rehabilitación, poniendo a disposición de la ciudadanía un importantísimo conjunto artístico-cultural.

Santa Clara adquiere de esta forma personalidad propia y su nuevo uso no sólo potenciará el turismo cultural y la conservación del patrimonio de la ciudad, sino que se convierte en un eje cultural fundamental donde estudiar, contemplar y conservar el patrimonio hispalense en sus más amplias manifestaciones.

Los visitantes que acudan a él lo perciben no sólo como un valioso garante de la preservación del patrimonio material, sino también como un importante contenedor cultural de todo lo relacionado con las tradiciones, saberes, músicas y cantes, tradiciones y folklore que definen a una colectividad y que reconocen como propios, es decir, el patrimonio inmaterial.

 

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.