Desde el 10 de febrero está en la calle el nuevo disco de Revólver, Capitol (Compañía de Canciones 2017), un disco que ha entrado directo al número 3 de la lista de ventas y que supone para Carlos Goñi una vuelta a las raíces en lo musical y una salida del ámbito multinacional para embarcarse en la independencia pura y dura. Las letras de este disco narran lo que le ha sucedido a su autor en los últimos tres años “de piel para adentro”, a diferencia de la visión más expansiva que lucía en su antecedente Babilonia.

Este LP supone por tanto una forma de volver a mirar al pasado, a la esencia de lo que le hizo a Carlos Goñi formar Revólver hace casi tres décadas, pero sin quedarse anclado en la nostalgia. Como dice en el primer single extraído de este trabajo, Black Jack: «Todos mis principios empiezan por el final”.

En su anterior álbum, Revólver había optado por recuperar una sólida pátina de electricidad como una forma de volver al punto de partida y, en Capitol, que se antoja como el reverso intimista de lo que fue aquel Babilonia (Warner, 2015), muestra sus credenciales con un envoltorio más acústico, que -generalmente- apuesta más por el folk rock que por el rock a secas.

Las catorce canciones de Capitol sintetizan, con esmerada concreción y resuelta naturalidad, algunas de las mejores propiedades que han orlado su trayectoria: aliento social, intimismo bien macerado y un costumbrismo urbano con nombre y apellidos, que enmarca algunas de las mejores canciones que nunca ha compuesto tomando como inspiración las calles de Valencia, Madrid o Barcelona.

Por Andalucía, Carlos Goñi estará presentando Capitol, su duodécimo LP (decimonoveno contando básicos, directos y recopilatorios), en concierto en Córdoba el 7 de abril en Sala M100.