Trotamundos, todoterreno, actor inagotable, juglar contemporáneo… Son algunos de los calificativos a los que está acostumbrado ‘El Brujo’, ese actor cordobés y lucentino bautizado como Rafael Álvarez que sigue girando por toda España demostrando que es, ante todo, un hombre nacido para el escenario.

A ‘El Brujo’ lo complicado es seguirle sus pasos. Siempre está actuando. Encadena la gira de una obra con otra y es capaz de solapar hasta cuatro representaciones diferentes sin el menor atisbo de caer presa de la locura. Para muestra, el botón del mes de octubre. Viajará por 12 ciudades españolas para poner en escena Teresa o el sol por dentro, Cómico, El lazarillo de Tormes y El asno de oro. Casi nada.

el brujo 2

Este ajetreado mes de octubre arranca para ‘El Brujo’ en su tierra, en Córdoba. El Gran Teatro acoge hoy y mañana tres sesiones de la última obra que ha incorporado a su oferta teatral. Teresa o el sol por dentro se presenta como un homenaje del actor andaluz a la figura de Santa Teresa de Ávila en el quinientos aniversario de su nacimiento.

Por su experiencia con espectáculos como El Evangelio de San Juan o San Francisco, “me consta que actualmente podría interesar la vida y obra de alguien que se lanzó a la aventura (¿quijotesca?) de sustituir el miedo por la reverencia a la divinidad”, explica un actor que sólo tiene palabras de elogio para aquella religiosa que se echó en las manos de la mística como forma de pasar por la vida.

Y tras octubre, vendrá noviembre con la misma intensidad de representaciones. Más teatros, más personajes, más ‘El Brujo’.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.