El acto principal de la inauguración del XIV Festival Internacional de Poesía (FIP) de Granada congregó ayer en un recital poético la memoria de Miguel Hernández en el 75 aniversario de su muerte. La Casa Museo de Federico García Lorca, en la emblemática Huerta de San Vicente, fue el escenario para reivindicar el nombre, la figura y la obra del poeta alicantino con la presencia de los artistas Ana Belén y Miguel Ríos y la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, que realizaron una lectura de poemas de este escritor muy vinculado a la provincia jiennense y también de Federico García Lorca.

Patio de la Casa Museo de Federico García Lorca

En el ámbito político, el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, participó junto a la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, y el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, para poner de relieve el esfuerzo de la institución provincial jiennense para recuperar el legado de Miguel Hernández en un año muy especial para el “poeta de Orihuela de nacimiento, pero jiennense por afecto”.

“Fue poco el tiempo que el poeta pasó en nuestra tierra – ha precisado Reyes-, pero fuerte el hilo que lo unió para siempre a ella”. La vinculación de Hernández con la provincia jiennense no solo se ciñó a su esposa, Josefina Manresa, natural de Quesada, sino también al tiempo que estuvo en la capital jiennense durante la Guerra Civil como comisario cultural, “donde encontró muchas de las desigualdades e injusticias por las que tanto clamó y que le llegaron a costar la vida”, ha apuntado Reyes.

Ya en 2012, la Diputación de Jaén decidió dar un paso al frente adquiriendo el legado de Miguel Hernández y asumió la responsabilidad de conservarlo, custodiarlo y difundirlo, y desde entonces el Instituto de Estudios Giennenses ha realizado de manera minuciosa en la clasificación, catalogación y digitalización de unos fondos que desde el pasado mes de diciembre son accesibles desde cualquier punto del mundo a través de una plataforma web.

Este archivo, que cuenta con más de 5.800 registros bibliográficos –con manuscritos, folletos, partituras, prensa histórica o grabaciones, entre otros objetos– y 26.600 imágenes, es el eje de “un proyecto ambicioso que requirió de una gran inversión por parte de la Diputación con el objetivo de hacer que esa herencia de vida del poeta del pueblo pase a ser, de manera literal, del pueblo”, ha apostillado Reyes, quien se ha mostrado convencido de que “al poeta le hubiera gustado que fuera así”.

La obra hernandiana, como la del propio Federico García Lorca, “cala al corazón y habla al alma, despierta emociones y ha sido fuente inagotable de inspiración para infinidad de manifestaciones culturales, como la música”, ha resaltado el presidente de la Diputación aludiendo a Ana Belén y Miguel Ríos, “dos referentes que tanto y tan bien han dado voz a muchos de nuestros poetas”. “También desde el pueblo hemos hecho nuestros muchos de esos versos”, ha añadido Reyes recordando cómo el poema Aceituneros de Miguel Hernández es desde el año 2012 el himno oficial de la provincia de Jaén.