El Instituto Andaluz de la Mujer resalta la enorme aportación profesional en el ámbito del nutricionismo para conceder a Pilar Aranda, la primera rectora de la Universidad de Granada en 500 años, el premio de honor de los Meridiana 2016.

En la antesala del 8 de Marzo, Día Internacional de las Mujeres, numerosas instituciones y administraciones organizan actos de reconocimiento para dar visibilidad a personas, colectivos y entidades con méritos suficientes en la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres. Trayectorias profesionales y proyectos que tienen tras de sí a mujeres convencidas de la necesidad imperante de eliminar las diferencias de género que aún persisten en nuestra sociedad.

rectira UGRA

Pilar Aranda recoge el premio de manos de Susana Díaz

Una de esas mujeres brillantes, con responsabilidad y con un bagaje feminista a sus espaldas es Pilar Aranda, quien desde mayo de 2015 es la primera mujer que ostenta el cargo de rectora de la Universidad de Granada, una institución con medio milenio de vida y que, sin embargo, nunca tuvo a una mujer como referencia. Catedrática del Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada, imparte docencia desde hace más de treinta años en la Facultad de Farmacia, en la Facultad de Ciencias del Deporte y en el Aula permanente de Formación Abierta. Su labor docente e investigadora en Granada no le ha privado de desarrollar otros proyectos en universidades españolas, como la Autónoma de Madrid y Barcelona, e hispanoamericanas de México, Colombia y Ecuador.

Para la convocatoria 2016 de los Premios Meridiana, el Instituto Andaluz de la Mujer ha querido sumar a las modalidades habituales un reconocimiento especial, el premio de honor, que por primera vez se ha denominado ‘Carmen Olmedo’ en recuerdo de quien fuera la primera directora del propio IAM. Desde ayer, Pilar Aranda se convierte en la primera mujer en ostentar ese premio, a juicio del jurado, por su enorme aportación profesional en el ámbito científico y universitario, especialmente en la investigación sobre nutricionismo, donde ha sabido poner el enfoque de género. El hecho de acceder al Rectorado universitario granadino también aparece como argumento para el premio.

Tras recoger el premio de manos de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, la rectora tuvo palabras reivindicativas. Reclamó una política institucional para hacer efectivas las conquistas sociales, a pesar de que la crisis ha evidenciado la “debilidad de los derechos y “ha golpeado” a los colectivos más vulnerables.

SALVA LORIGUILLO

Redactor. Aprendiendo de Andalucía.