Como dice en su envase: “Del agua de la Sierra Norte de Sevilla, de su gente, de su vivir, surge Pergara, la cerveza artesana nacida de la naturaleza”. Se trata de la primera cerveza artesana elaborada con agua de manantial de Cazalla de la Sierra.

Pergara es una expresión local, utilizada por los habitantes de Cazalla de la Sierra para definir a una mujer que disfruta de la vida y sus calles. Hace alusión a una forma de vivir, a una filosofía de vida. Es lo que aspira a ser la Cerveza Pergara, más que una cerveza artesana, es una muestra embotellada de la forma de vivir de los habitantes de Cazalla de la Sierra, de su disfrute, de sus casas encaladas, de sus flores cuidadas, de sus fiestas, de los vecinos que pasean sus calles con un saludo en forma de sonrisa, de las familias que se sientan en torno a una mesa para celebrar.

Puede que sea eso, una celebración de la vida. Porque si de algo puede presumir Pergara es de nacer de un proyecto pegado a la naturaleza. Sus creadores –un par de jóvenes sevillanos- apuestan por poner en el mercado un producto caracterizado por completar el ciclo 360, reutilizando los residuos para alimento de ganado, con biomasa forestal como fuente de energía y colaborando con el pueblo en huertos sociales que cultiven lúpulo, energía solar.