El baile a Patricia Guerrero le venía recetado en cada papilla. La suya no fue una de esas infancias, como las de ahora, en las que niños y niñas se arrancan con sus primeros bailecillos viendo el Youtube; su maestra fue su propia madre –mejor que cualquier televisión del mundo-, con la que aprendió a caminar con un bamboleo flamenco que todavía sigue vistiendo. La granadina repite en la Bienal de Sevilla, su Catedral llega al Teatro Lope de Vega el 30 de septiembre.

expreso del sur patricia guerrero con Arcángel

Patricia Guerrero, junto a Arcángel en una actuación de ambos.

Para Patricia Guerrero, el baile pronto fue su forma de pasar por la vida. Acostumbrada a participar –y ganar- en festivales y concursos flamencos, nunca descuidó su formación. Con 14 años llegó al Centro de Estudios Escénicos Mario Maya, y desde ahí las puertas de los grandes teatros y las peñas flamencas más señeras empezaron a abrirse. Los elogios a su buen hacer sobre el escenario venían acompañados de reconocimientos (Premio Desplante en el Festival de Las Minas en 2007, Giraldillo de Oro a la Artista Revelación en la Bienal de Sevilla 2012…), que definitivamente la llevan por diferentes países.

De los escenarios nunca ha faltado. Este año la bailaora de Granada ha acompañado a Arcángel, en la gira más personal del cantaor onubense por rincones con encanto donde el flamenco ha sonado con el sabor añejo de los tablaos de toda la vida. En ese ambiente, Patricia Guerrero ha demostrado saber desenvolverse con maestría.

expreso del sur patricia guerrero catedral

Ensayo de ‘Catedral’, con Patricia Guerrero al frente.

A Sevilla, en su cita ineludible con la Bienal, la artista andaluza trae un nuevo espectáculo, llamado Catedral, donde la veremos “como una  mujer reprimida y sometida que lucha en un mundo sonoro opresivo hasta lograr la liberación”, en palabras de Juan Dolores Caballero, el director escénico de la obra que se podrá ver en el Lope de Vega (30 de septiembre) en la recta final del festival sevillano. Catedral supone la continuidad de Pórtico, el proyecto que Patricia Guerrero llevó al Festival Flamenco de Jerez.

banner_778x60

En Catedral, la historia queda situada en un mundo fantasmagórico, casi desmantelado… Dios y el ámbito de la luz…  En tan singular mundo del sacrificio de los muros en beneficio de los vanos, en el interior de las iglesias, la luz conformará el espacio sagrado donde la mujer personaje perdido se encuentra con lo sobrecogedor y enfermizo de sus creencias.

Los sonidos de las campanas rompen la oscuridad del silencio. Luz  difusa, no concentrada,  una luz transfigurada que trasforma el espacio en irreal y simbólico. El color alcanza su importancia crucial y la voz se une y, entretejida en el compás, nos recuerda cómo el alma busca y revuela en un espacio infinito.