En el pasado festival de cine de Berlín se presentó un documental que encantó a los amantes del vino, sobre todo a los seguidores de los vinos de Jerez. Su título, El misterio del palo cortado.

 Está producido y dirigido por José Luis López Linares y Antonio Saura y muestra la historia, la tradición y la cultura de los vinos amparados en esta denominación de origen gaditana.

Los palos cortados son vinos creados llenos de imaginación y truco. Estos vinos llegan a la bota ya encabezados, listos para madurar como finos o amontillados. La crianza, la aireación en la bodega, la sabiduría del maestro de bodega, y algo de magia, hacen posible la singularidad del palo cortado: nariz de amontillado, cuerpo de oloroso.

La tiza marca el destino, el capataz señala la bota con un trazo cortando la línea fina, creando una forma de cruz: sucede un palo cortado, fino de aroma, pleno de boca. El Palo Cortado Cardenal de Valdespino es sublime. Una joya mundial. Lleno de templanza de madera vieja de roble americano impregnado de sabor a mar. Un vino que invita al recogimiento que merece ser bebido en pequeños sorbos llenos de calma.