Comenzaré este alegato por la vida diciendo que no me voy a sumar al hashtag #prayforParis y no lo voy a hacer porque no pienso supeditar la vida de personas y la barbarie ocurrida el pasado viernes a ningún Dios, porque es la única forma de contradecir a los terroristas.

paris

www.elrobotpescador.com

En estos momentos, la deshumanización de la muerte se hace patente y esta vez la única ideología es matar en nombre de la religión. ¿Merece la pena derramar una sola gota de sangre por una creencia?

Siempre lucharé por la supremacía de la vida como el regalo más preciado que tenemos, y con este pensamiento, le doy valor a las vidas perdidas en Francia como en Líbano o las vidas aniquiladas en Siria todos los días y que en la mayoría de ocasiones no son el foco de los medios de comunicación. No me resigno a vivir en el etnocentrismo y que unas vidas valgan más que otras por motivos geográficos o culturales. Aún así, siempre lucharé porque los valores democráticos prevalezcan pero no con la imposición de éstos a otros países.

En un ejercicio de empatía quiero que os pongáis en la piel de aquellos musulmanes que sufren día a día la tiranía de estos terroristas, de los que huyen y se juegan la vida con su familia para encontrar un lugar mejor, sin bombas, sin castigos, con libertad y con paz. Estos son los que no se nos pueden olvidar y por supuesto, a los que no debemos culpar de nada porque ellos son también víctimas de los mismos asesinos. Que nunca nos gane el miedo a lo desconocido, a lo que no es europeo/occidental, sigamos siendo solidarios con aquellos que en su lucha han tenido que comenzar una vida fuera de sus fronteras. Que el amarillismo de la prensa y, en muchas ocasiones, de las instituciones no gane a la tolerancia y a la solidaridad con las personas. Que este atentado no sea una cortina de humo para el drama humano que está viviendo Europa con los refugiados. Que no se olviden.

Por último, quiero solidarizarme con todos los que han sufrido el terrorismo en todas sus formas, con aquellos que disfrutando la vida la perdieron y con aquellos que nunca sonrieron porque viven arrodillados ante el régimen del miedo. Por ellos y por todos: ¡Vivamos la vida!

ALICIA GALISTEO

Politóloga. Cursando el Máster de Comunicación, Sociedad, Cultura y Política. Colaboradora de Expreso del Sur