No puedo evitar citar al Consejero de Justicia e Interior andaluz de Llera cuando oigo ciertas valoraciones supuestamente periodísticas sobre los terribles atentados de Londres. Con la mayor de las impunidades, la periodista Ana Pastor hablaba de “asesinato” refiriéndose al abatimiento por parte de los policías ingleses de los terroristas tras su rastro de muerte.

Esta periodista, popular por atacar las vergüenzas de los políticos en programas televisivos públicos a los que estos van a inmolarse, maneja la terminología penal con un  objetivo: desprestigiar a la policía e incluso poner en duda la actuación de unos servidores públicos que al eliminar a estos monstruos salvaron muchas vidas. Desde la comodidad de su sillón, se permitió el lujo de cuestionar la actuación policial a pesar de desconocer absolutamente todos los detalles de la operación. Atrevida ignorancia.

Desde luego el “estilo” insidioso de esta periodista vende y genera expectación, y es ello lo que le granjea el gran éxito que la pantalla le brinda, a pesar de que en ocasiones sus informaciones llegan a atacar al sentido común e incluso a vilipendiar a quienes le garantizan con su trabajo la capacidad de expresarse en libertad.

Señora Pastor, la Policía británica no ha asesinado a nadie, ha eliminado justa, proporcional, congruente y lógicamente a unos asesinos desalmados que sólo pretendían matar inocentes, eso no es asesinato, es justicia inmediata. ¿Hablaría tan alegremente de asesinato si usted o alguno de los suyos hubiera estado en ese puente? No lo creo…