En este país la irresponsabilidad política es una realidad material que se muestra evidente en las resoluciones judiciales que forman parte de la cotidianidad de esta nuestra patria querida.

A poco que profundicemos en las resoluciones judiciales de los Tribunales de lo Contencioso-Administrativo se nos hace evidente la irresponsabilidad de nuestras instituciones públicas personificadas en los miembros del  partido político que ostenta el poder. Concretamente en Sevilla, a diario, su Tribunal Superior de Justicia condena al Ayuntamiento a indemnizar a ciudadanos que, por diversos motivos, sufren lesiones por la dejadez o mala gestión del consistorio a la hora de ejecutar el mantenimiento de las vías públicas.

Losetas que se rompen y no se sustituyen, firme con  enormes socavones capaces de provocar accidentes de circulación, dejadez a la hora de podar y mantener los árboles para que no supongan un peligro para los viandantes, etc. provocan procedimientos judiciales de responsabilidad patrimonial del Ayuntamiento que concluyen en no pocas ocasiones con indemnizaciones que multiplican por 10 la inversión que supondría la reparación de esos defectos. Concretamente hoy hemos conocido una condena judicial al Consistorio de 10.000€ por las lesiones sufridas por una viandante por un agujero en el acerado. ¿Cuánto valdría la reparación? Infinitamente menos, sin duda.

Como decía mi abuelo, “tócales el bolsillo, verás cómo se revuelven”. Si un responsable político (véase Movilidad en estos casos), respondiera personalmente con multas pecuniarias a cada una de las condenas judiciales, no dudo en que nuestras calles lucirían un mantenimiento mucho más exhaustivo. “Una ciudadanía informada es el principal enemigo de la desidia política”.

PABLO CAMBRONERO

Licenciado en Derecho que trabaja en el ámbito policial. Mi afición desde los siete años es escribir sobre cualquier tema que me ronde. Colaborador de Expreso del Sur.