Será por tanto leer el Marca que Mariano Rajoy ha aterrizado al debate político como un extraterrestre. Estas vacaciones pagadas que le hemos regalado al presidente en funciones sin funciones en el resort de la Moncloa le han supuesto una desconexión total. Ha vuelto a poner los pies en la arena política como si nada hubiera pasado en este tiempo, como si viniera de Marte. 

efe

Comité de dirección del PP. FOTO: Efe.

En su salida del letargo, Rajoy ha vuelto a plantear la gran coalición entre PP y PSOE con el añadido de Ciudadanos. Pero la situación no ha cambiado: los socialistas no irán de la mano del partido de los recortes, de la insolidaridad y de los asuntos turbios. No es no y sigue siendo no. ¿Qué parte no entendía antes ni entiende ahora?

España necesita que se oree el Consejo de Ministros y que entre aire fresco y política pensada en las personas. Se despierta Rajoy en el anochecer de la negociación del gobierno del cambio y lo primero que hace es enviar al ministro de Hacienda a perpetrar a las bravas nuevos recortes a las comunidades autónomas. Un ajuste que se quiere endosar a las CCAA y que se debe a los regalos fiscales y a unos presupuestos irreales con los que el PP preparó su campaña para las elecciones de diciembre pasado. No, hombre, no, que diría Ozores, contigo ni a coger billetes de 100 euros… Pero será mejor que no les demos ideas a los populares, que luego hacen cosas sobrecogedoras.