Si dibujáramos un vector en el que se plasmaran todas las ideologías políticas posibles en este país, el resultado podría dibujarse de forma muy simple. En ambos extremos se situarían las posiciones absolutas que se excluirían entre sí por resultar inamovibles sus convicciones. Desgraciadamente ambos extremos aglomerarían a más de la mitad de los votantes, y ello es señal inequívoca de la falta de empatía y racionalidad política en la sociedad. Para los del lado izquierdo, todos los que no estuvieran en su punto serían fachas despreciables, y para los del derecho todos rojos indignos.

expreso-del-sur-derecha-izquierda-politicaEsta simplificada descripción nos permite identificar nítidamente sentimientos diversos con ideologías concretas. El orgullo de pertenencia a la nación española claramente se situaría al lado derecho, pues es bien sabido que una persona que se sitúe ideológicamente en la izquierda no puede enorgullecerse de pertenecer a su país. Cualquier manifestación que se precie ha de ser dirigida y coordinada por personas ideológicamente de izquierdas, pues las gentes de derechas no pueden ni quieren protestar.

“La serena razón huye de todo extremismo y anhela la prudencia moderada”. Moliere.