Cuando vemos a esos personajes autodenominados “activistas” desnudos hacer gestos obscenos ante instituciones eclesiásticas, o a las famosas “Femen” mostrar sus torsos ante cualquier institución oficial a los que no creemos que eso sirva para nada nos surge siempre la misma cuestión.

expreso del sur respeto oinión

Ciclonudistas, frente al Palacio Episcopal de Valladolid y el cardenal Ricardo Blázquez. FOTO: Twitter Gaspar Francés

No es habitual ver a las personas que usan su cuerpo como arma impúdica de reivindicación en la puerta de otras “organizaciones” que abiertamente no son tan respetuosas con determinados derechos fundamentales. Si la Iglesia o el Estado soporta con entereza estos actos, no lo hacen en igual medida otras instituciones religiosas o gubernamentales de otros estados.

Existiendo países en los que se esclaviza a la mujer enterrándola en un mar de castigos por cualquier manifestación espontánea de libertad, (con lapidamientos, violaciones impunes, etc), por esos lares las “Femen” ni aparecen. A los que hoy se “cachondean” en pelotas ante los templos católicos siguen esperándoles con los brazos abiertos en las puertas de las Mezquitas, tanto nacionales como extranjeras. Pero por allí ni están ni se les espera.

El miedo es fuente directa y efectiva del nacimiento del respeto.