Cuando se acercaban las Navidades de 2001, el fenómeno fan llegó de golpe con la canción Mi música es tu voz y pasó directamente al nº 1 de las listas musicales. Actualmente, con la vuelta de Operación Triunfo, parece que una parte de la sociedad se está visibilizando, así un beso en prime time entre una concursante y su novio transexual ha revolucionado tanto las redes sociales que ha llegado hasta el Congreso mientras se discutía la despatologización de la transexualidad.

Marina, concursante de Operación Triunfo, besa a su novio transexual durante el programa

Operación Triunfo ha regresado para demostrar que los jóvenes tenemos el poder para construir  un mundo mejor, más inclusivo y más visible y ser capaces de cambiar la sociedad. En este concurso tan representativo de los llamados “millennials” la diversidad es una realidad, donde los besos se dan sin importar el género, donde se habla de la menstruación sin ser un tema tabú para las mujeres o donde los concursantes llevan camisetas feministas o de ayuda a refugiados. De esta forma TVE en su labor pública está rompiendo esa masculinidad típica de las manadas o de las piaras.

Mientras, en el Congreso parece que aún no ha llegado la revolución sexual y no lo ha hecho porque el mes de julio y el World Pride quedan lejos, porque las fotos de la primera vez que el Partido Popular iba a una manifestación del Orgullo cogiendo una pancarta parecen ahora en blanco y negro por una realidad llamada votación en el Congreso de los Diputados y por una mentalidad de otro siglo. Por si no lo saben, TODO el grupo parlamentario del Partido Popular y otros partidos afines han votado en contra de que se deje de considerar la transexualidad como una enfermedad mental. Parece ser que de nuevo la sociedad va un paso por delante de nuestro partido en el Gobierno, parece que las fotos de nuestro presidente en las bodas homosexuales de miembros de su partido era puro marketing.

Y tras esto solo me queda agradecer a 16 jóvenes que con la música como hilo conductor han puesto voz a los olvidados de nuestra sociedad, han incluido al perseguido social y de nuevo este lunes cantarán una canción de Rozalén llamada “Comiéndote a besos” que trata sobre el VIH.

Por esto recuerdo un trozo de esta canción que decía “a tu lado me siento seguro, a tu lado no dudo, a tu lado yo puedo volar”, porque gracias a este programa much@s podrán volar más tranquilos sabiendo que no están enfermos y que tienen allí sí un Parlamento que se preocupa por ellos y que los hace IGUALES.

ALICIA GALISTEO

Politóloga. Cursando el Máster de Comunicación, Sociedad, Cultura y Política. Colaboradora de Expreso del Sur