Pasada la resaca del primer debate a cuatro entre los candidatos a Presidente de Gobierno, me quedan dos imágenes: el aburrimiento que me produjeron candidatos encorsetados guiados por un formalismo excesivo a la hora de dirigirse a los votantes, repitiendo una y otra vez el “y tú más” o “no hay gobierno por culpa de Podemos” y los pósit de Mariano repartidos estratégicamente por el atril.

expreso del sur post it mariano rajoy

El atril de Rajoy, lleno de pósit, durante el debate a cuatro de esta semana

Los profesores siempre nos han dicho que un método para aprender palabras en otros idiomas es repartir pósit por el mobiliario  y demás objetos que queramos aprender en ese idioma. También los solemos utilizar para apuntar “papá, llego una hora más tarde, no te preocupes”. Así, me imagino que Mariano Rajoy apuntaría los consejos de sus asesores antes del comienzo del que podía ser un debate decisivo para los votantes indecisos y esto sería un resumen de lo que había en esos pequeños papeles amarillos:

  • Comprar ordenadores para Génova.
  • Pdr Snchz, miradas: ¡Qué sexy!  ¿gran coalición? No, me llamó indecente.
  • “Coletas”: camarero Costa del Sol. Populismo, Venezuela y Grecia.
  • “Coletas” está Madurando.
  • Riverita eres liberal, no socialdemócrata.
  • Riverita más calmado, hoy no es un rapero trasnochado.
  • No decir “los chuches”, ni ¿y la europea?, ni cómo eligen a un alcalde (reprimenda de Moragas).
  • ¿Corrupción en el Partido Popular? Eres, Eres, Eres, Venezuela…
  • La versión merengue la compuse esta Nochevieja. ¡Que el ritmo no pare!
  • Ruego a periodistas: 1€ para hablar en directo y no en plasma.

En los pósit no estaban temas de actualidad, como un recuerdo a los muertos en Orlando por la lacra de la homofobia y de los extremismos religiosos, ni qué posición toma España con el Brexit, ni cómo acabar con tanta desigualdad social con propuestas creíbles. Solo se dedicaron unos segundos a hablar de la violencia de género, claro los asesores pensarían que ese tema mejor tratarlo en el debate de mujeres, que para algo somos las más afectadas.

Y así se desarrolló uno de los debates más planos de nuestra democracia, demostrando nuevamente que la altura de miras de nuestros políticos actuales es bastante baja y que quizás solo son marionetas a manos de unos asesores que ven la política como un trabajo y no como una pasión.

ALICIA GALISTEO

Politóloga. Cursando el Máster de Comunicación, Sociedad, Cultura y Política. Colaboradora de Expreso del Sur