Hace algunos años, en un capítulo de Cuéntame, anunciaban la llegada del primer restaurante chino al ficticio barrio de San Genaro, de hecho, después de alguna que otra temporada, el restaurante sigue ahí e incluso la hija pequeña de los Alcántara, se hizo amiga de una niña china. No creo, que hoy en día, nadie se sorprenda con un restaurante chino, más aún cuando ahora son ellos los que regentan el típico bar español o la tienda de todo a 100, pero en su momento sí que fue una novedad.

expreso del sur la novedad chinaBueno, algo así es lo que pasa en el fútbol con tanto fichaje desde China. Está claro que China es potencia mundial en casi todo, pero en el fútbol no; solo ha participado una vez en un Mundial, en Corea y Japón 2002, y no con mucho éxito. Por eso nos sorprende y se le presta atención desde los medios deportivos; lo típico es que sea Florentino Pérez el que saque la cartera y desequilibre el mercado futbolístico, no que vengan equipos chinos a llevarse jugadores top que podrían estar en cualquier equipo puntero de Europa. Pero los chinos son maestros haciendo dinero, y todo lo que mueva dinero o sea susceptible de convertirse en negocio beneficioso a ellos les va a interesar, y el fútbol no se iba a escapar de sus redes. Ya son accionistas de equipos históricos como el Milán o el Atlético, y en España además controlan al Espanyol y al Granada; el futuro se tiñe de rojo para el fútbol.

Pero a día de hoy, que los equipos chinos paguen tanto no tiene un gran impacto para los grandes clubes europeos. Los mejores jugadores, los futuribles candidatos al Balón de Oro, siguen en Europa o llegando al viejo continente y los que se van a China son los llamados “clase media” o veteranos en busca de un contrato que nunca tendrían en Europa. Para los grandes implica más peligro la Premier League inglesa, superior económicamente al resto de Europa, que la Liga china.

El problema está en la inflación que esto genera a los clubes europeos, sobre todo a los pequeños. Que desde China quieran pagar tanto a los jugadores hace que estos se lo piensen dos veces antes de renovar por un equipo europeo y si no que se lo digan a Messi que le ofrecieron 100 millones libres de impuestos (como a él le gusta) y ahora él pide sobre 40 millones al Barcelona.

De momento parece hasta los propios chinos están sorprendidos del gasto de sus equipos y han limitado el cupo de extranjeros en el césped a 3 (5 en total en el equipo). Recordemos que los chinos en el fondo son muy capitalistas y no es que quieran “nacionalizar” los equipos, es que aspiran a dominar también el fútbol y ganar el Mundial de 2050 y si son los fichajes los que juegan, poco van a mejorar los jugadores nacionales. Puede que lo consigan, pero para entonces, los chinos ya no serán la novedad en el mundo del fútbol.

MANUEL NAVAS

Politólogo. Me gustan las camisas de 11 varas, de ahí que empezara a estudiar Derecho y Master en Derecho Deportivo. Colaborador de Expreso del Sur.