Nos vuelven a abrir los ojos. Durante los últimos días estamos viendo imágenes durísimas de los refugiados en las puertas de Europa combatiendo las inclemencias del invierno. Las condiciones extremas han agudizado la dureza de la supervivencia en los campos instalados en las fronteras de nuestro continente. No se puede conocer esa realidad y permanecer impasibles al dolor ajeno.

A man holds his baby while waiting with other migrants and refugees at a train station for a train in southern Serbian town of Presevo on January 20, 2016.  As refugees continued to flow from Greece through the Balkans on their way to western Europe, aid workers sounded alarms over inadequate shelter from the current freezing temperatures and snowy conditions, particularly for children.  / AFP / DIMITAR DILKOFF

FOTO: DIMITAR DILKOFF

ACNUR y otras organizaciones no gubernamentales han lanzado un SOS urgente. Están en riesgo vidas humanas. Familias con niños y ancianos en circunstancias infrahumanas. Se necesitan mantas y ropa de abrigo para soportar la nieve y el frío. Europa no puede estar instalada en el bienestar y hacer como si no estuviera ocurriendo nada. Sin duda, el capítulo más vergonzante de la Unión Europea y sus países miembros es su insensibilidad ante la crisis de los refugiados.

Se requiere de una vez por todas una respuesta decente a esta tragedia humanitaria, una respuesta que pasa por cumplir los acuerdos para la acogida de desplazados por la guerra y el terror, por acelerar la llegada de menores no acompañados como hace, por ejemplo, en Andalucía de la mano de ACNUR y que se retomen la políticas de cooperación que se han reducido mucho durante los años de crisis. Es insoportable ver cómo muchas familias soportan el intenso frío sin medios, viven situaciones dantescas que ponen en riesgo las vidas de muchas personas que huyen del terror. Mientras Europa mirando hacia otro lado instalada en el confort y en sus fronteras muchas personas muriéndose. Ya está bien. Tenemos que dar una respuesta decente y generosa a los que peor lo están pasando.

MIGUEL ÁNGEL VÁZQUEZ

Periodista. Consejero de Cultura de la Junta de Andalucía. Parlamentario andaluz. Colaborador de Expreso del Sur