Mientras nos señalan la luna, nosotros preferimos mirar el dedo.

LA NANA DEL BANQUERO