Cual gorilas en celo nunca se habían visto tantos golpes de pecho de los populares, ni con la obtención de su anterior mayoría absoluta.

2571Aprovechan cada ocasión o intervención institucional para restregar su victoria electoral al resto de representantes, que ven como el grupo que cuenta entre sus filas con cientos de casos de corrupción es premiado con los penosos réditos electorales que genera el miedo.

Ni para celebrar la victoria han tenido clase y humildad, y digo humildad porque a pesar de esa vanagloriada victoria, siguen necesitando una acción u omisión de los demás grupos para reeditar su poder. Quizás sea preciso recordarles que son más los españoles que no les apoyan que los que sí, aunque el sistema democrático les haya otorgado la responsabilidad de formar gobierno.

Uno de los más patéticos vencedores es el parlamentario conservador Moreno Bonilla, que ante cualquier debate o acto plenario restriega su victoria electoral sin prácticamente ningún otro argumento, y ello a pesar de las políticas ejecutadas en Andalucía por el PSOE, que son fácilmente criticables y mejorables (siempre que eso se desee).

Gran parte de la responsabilidad de la mala gestión autonómica andaluza reside en la obsolescencia de un grupo parlamentario popular que ha vivido más de treinta años de una oposición acomodada e inoperante.