¿Es la democracia tal como la entendemos capaz de asumir, en el seno de las prerrogativas que otorga, todos los comportamientos e idearios? En mi idea de lo que significa la democracia se impone siempre el respeto a unos valores básicos para la pacífica convivencia en sociedad.

expreso del sur otegui

Otegi, hace unos días en el Parlamento catalán. FOTO: Efe.

Como demócrata, ¿tengo que aguantar que un terrorista orgulloso de serlo pueda ser premiado, respetado y hasta venerado en una institución de representación democrática popular? Si la democracia española implica tragarme toda esta porquería ideológica creo que ando muy despistado. No creo que los padres de la Constitución legalizaran los partidos políticos pensando en que cualquiera, por destructiva que fuera su ideología y comportamiento, pudiera representar al pueblo español.

Llegará el momento, seguramente no muy lejano, en el que las familias de los asesinados del terrorismo tengan que ver desfilar como representantes del pueblo pagados con sus impuestos a los verdugos que les han roto la vida. En mi concepto de democracia eso no sería posible, pues la cárcel es el único lugar destinado a estos seres tan antisociales como despreciables.

Una persona capaz de matar, justificar los asesinatos e incluso facilitar con su trabajo que inocentes murieran debe estar imposibilitada para representar a nadie, y si un gobierno autonómico le rinde pleitesía, desde ese preciso instante debe ser privado de cualquier capacidad de gobierno.

Una nación que venera a los enemigos de la razón y la paz camina de la mano de la frustración y el odio al peor de los desastres.