El miedo a la salida de la UE de Reino Unido parece haber llegado al debate político español en plena campaña electoral.

brexitLa situación de miedo al apocalipsis que describe Cameron si llega a suceder el tan temido portazo de Inglaterra a la Unión, no deja de ser una oportunidad para asegurar la pertenencia interesada de su país a seguir recibiendo los favores comerciales y de otros tipos del continente. Al mismo tiempo, con la certificación electoral de  pertenencia a la UE Cameron se asegura evitar una posible crisis en su propio partido.

Temo que esta campaña mediática no sea más que otro instrumento político o electoralista, pues no me creo las encuestas decantadas por el Brexit.

Los ingleses ven la Unión como un cliente del que de vez en cuanto es preciso renegar para lograr estar en las maduras, pero nunca en las duras. Es muy “british” ese carácter abstracto y distante, del que sin duda han logrado un rédito magnánimo, pues están en la Unión manteniendo en los límites de su soberanía todo aquello que han deseado.

Es curioso como en nuestra campaña electoral el Brexit no pasa desapercibido, lo siguiente. De hecho sólo Ciudadanos defiende y contempla en su programa una unión más fuerte y dotada de más prerrogativas para terminar con las fronteras en nuestro continente, hoy que parece que de nuevo se levantan los muros que nos separaban hace 60 años.