Lo prometido es deuda. El martes se celebró el concierto de AC/DC en el Estadio Olímpico de Sevilla.

He tenido que dejar pasar un par de días para poder analizar el espectáculo que allí tuvo lugar (para no escribir ninguna burrada). Que Axel afina cada nota y que posee uno de los mejores agudos del rock actual no creo que sea objeto de duda, pero en mi opinión no creo que tenga rival. 

expreso del sur acdc sevilla

Brian Johnson y Axel Rose. FOTO: nosgustalamusica.com.

El día fue horrible. La lluvia intermitente, el viento con rachas huracanadas y la sensación de frío hacían que la euforia propia de este tipo de eventos casi desapareciera, pero sólo hasta el inicio del concierto.

Axel Rose, sentado en un aparatoso trono por una pierna rota, y los integrantes de AC/DC calentaron el escenario hasta casi ponerlo a arder. Angus Young se dejó poco por dar. Thunderstruck sonó como nunca, afinadísimo y acompañado por los gritos de los casi 60.000 que allí nos dimos cita.

Nítido, potente, salvaje a ratos. Es llamativo cómo estos veteranos pueden desatar tal cantidad de sensaciones, sensaciones que además se acrecentaron con la espectacular actuación de Axel. Desconozco si de pie tendrá esa afinación y potencia de voz, si no es así debería plantearse actuar siempre sentado.

AC/DC fiel a su estilo, pero aderezado con una voz que no desmereció a la de Brian Johnson, al que se echó de menos en el escenario, aunque no tanto en los tímpanos.

Pueden arrepentirse los puristas de haber vendido sus localidades, pues AC/DC sonó brutal.

Ojalá Brian Johnson se recupere, pues una actuación con él y Axel sí sería histórica e inolvidable, casi impagable.