Ángel Nieto, nuestro primer y más laureado campeón de motociclismo abandona el circuito de la vida. Tras sufrir un  desafortunadísimo accidente de tráfico, su cabeza no pudo aguantar los daños del golpe y ayer nos dejó.

Hoy quienes crecimos con sus gestas y sobre todo con la pasión y el conocimiento con la que trasmitía las carreras nos sentimos huérfanos en la pasión del deporte del motor de dos ruedas. Tengo que decir que tuve el honor de conocer personalmente a este fantástico deportista por un escaso periodo de tiempo en el que compartí impresiones deportivas en el paddock de Cheste. Simpatía, profesionalidad, cercanía y la autoridad propia de quien lo ha sido todo en este deporte, resumiendo: un orgullo de deportista.

Cuando alguien muere es de ley recordar todas sus virtudes obviando sus defectos, en este caso un recorrido por su exitosa vida no deja espacio para resaltar sus espacios negativos.

El mundo del motor y del deporte español pierde a un genio, a un pionero, a uno de los hombres que situó a España en las portadas de la prensa deportiva casi por primera vez.

Jorge Lorenzo, Marc Márquez, Dani Pedrosa, Alex Crivillé, Joan Garriga, y todos los que han sido sus hijos deportivos lloran la pérdida de quien puso el asfalto para las tumbadas forjadoras de campeones.

Siempre 12+1. ¡Gass maestro!